Cierra los ojos y prepárate para experimentar una experiencia sin precedentes. ¿Estás preparado?

Si es así, retrocede en tu mente y piensa en el último orgasmo que tuviste. Ahora imagínate que esos segundos de placer se intensifican y se alargan en el tiempo. Este placer no solo se centra en tu zona genital, sino que se expande por todo tu cuerpo y estalla en tu cabeza y corazón proporcionándote un placer que nunca te habrías imaginado que pudiera existir. Este placer inmenso se consigue con el tantra.

El tantra

El tantra es una milenaria filosofía de vida de origen oriental que proviene de libros sagrados de la antigua India y el Tíbel y que a través de diversas prácticas buscan conectar la mente del ser humando con su otro yo espiritual.

Con el tantra experimentarás otra concepción de la sexualidad diferente y que te unirá más aún a tu pareja. Es una fusión de lo masculino y lo femenino, Shiva y Shakti, que se consigue con numerosas técnicas con las que podrás experimentar un placer intenso y más duradero.

Actualmente son muchos los que hablan sobre esta nueva manera de practicar la sexualidad en pareja. Entre ellos destaca, Diana Richardson, conocida como la madre del sexo lento y con más de 30 años de experiencia escribiendo libros sobre sexo y haciendo terapias con parejas. Esta asesora llegó a la conclusión que el “modo en que se tiene sexo ahora, en general, no es saludable para las parejas” porque según afirma “podemos tener mejores experiencias en el sexo” y recomienda introducir los masajes tántricos en las relaciones de pareja para intensificar el libido entre ambos.

Masajes tántricos para parejas

Antes de empezar, es muy importante que crees un espacio agradable en la habitación en la que mantendréis estas relaciones sexuales tú y tu pareja. También es muy recomendable poner música relajante, incienso y velas aromáticas para aumentar el erotismo y la complicidad entre ambos.

Cuando tengas ese espacio preparado para los dos, empieza a conectar con tu pareja con la mirada y una respiración pausada porque os ayudará a mantener el deseo durante más tiempo. Acostaros uno al lado del otro y sin pensar en nada más, empezar a daros masajes tantra con movimientos circulares por todo el cuerpo con la ayuda de aceites aromáticos.

Esta estimulación debe ser sin apuro y en las zonas más sensitivas, para crear otras sensaciones diferentes a la penetración. Podéis pasaros el dedo de forma muy suave por zonas sensibles como los pies, las piernas, el cuello y por las zonas erógenas como las nalgas, los pezones o los oídos. Estos masajes eróticos deben terminar con la estimulación de la ioni o del lingam (genitales femeninos y masculinos) con movimientos ascendentes y descendentes.

Beneficios de los masajes en pareja

Son muchos los beneficios de los masajes tántricos porque a través de ellos las parejas aprenden el arte de tocar y a conocer el cuerpo del otro aumentando ese vínculo de amor entre ambos.

Estos masajes eróticos también son muy beneficiosos para curar disfunciones sexuales como la eyaculación precoz, la impotencia y la falta de libido después de años de relación en pareja.

Si todavía no habéis practicado estos masajes tantra, os animo a que empecéis a introducirlos en vuestra relación de pareja porque ambos experimentaréis una intensidad de placer espectacular que os unirá aún más.

También os invito a que visitéis nuestro centro de masajes eróticos en Barcelona Zen Tantra y ya nos contaréis que tal os fue la experiencia.